Da doble click para hacer zoom

El queso Oaxaca es icónico en México por su frescura, sabor y textura. Durante su fabricación, la pasta se funde y estira, formando largas tiras que posteriormente se enrollan. Es un queso diseñado para consumirse fresco, ya que es cuando más hebra hace, permanece húmedo y mantiene su intenso sabor a leche. Al madurar, se vuelve más cremoso y mantiene la hebra se rompe. Su sabor es ligeramente ácido y es excelente como botana y para platillos con queso fundido.