Image default

Obesidad, presión arterial alta, trastornos cardiovasculares y metabólicos, y padecimientos del corazón son algunas de las enfermedades asociadas con una alimentación basada en productos procesados.

Los alimentos procesados son ricos en sales, azúcares y harinas refinadas, y muchas veces están adicionados con conservadores y saborizantes químicos. Su consumo indiscriminado, de hecho, no solo está afectando nuestra salud, sino que representa una carga excesiva para nuestro planeta.

Su producción, transporte y almacenamiento requiere de grandes cantidades de energía, además del uso excesivo de agua potable. Los alimentos procesados son pues responsables de muchos de los gases de efecto invernadero que se producen en el planeta.

De acuerdo con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), una alimentación sostenible se basa en que los alimentos sean nutritivos y accesibles, y en que los recursos naturales se gestionen de tal forma que se preservan los ecosistemas.

Agricultoro con verduras frescas
La huella de carbono de los alimentos frescos es menor a la que dejan los alimentos procesados.

Naturales y cercanos: la mejor opción alimentaria

Pero existe una alternativa que es tanto buena para nuestra salud, como para la de nuestro planeta. Y esta consiste en consumir la mayor cantidad de alimentos frescos que además se produzcan localmente.

Obviamente las frutas, verduras y hortalizas frescas de temporada tienen mayor contenido nutricional que cualquier alimento procesado; pero si estos alimentos tienen que viajar grandes distancias antes de que los consumamos, no estamos ayudando demasiado.

Es por eso que no solo basta con consumir alimentos frescos, sino que es mejor que estos se produzcan localmente. Además, al consumir productos que tienen una menor huella de carbono, ayudamos a la economía local y contribuimos a conservar la cultura alimentaria de nuestra comunidad.

Jüsto: fresco de origen

Ofrecer alimentos frescos, de producción local y artesanal es uno de los pilars de Jüsto, el súper que está innovando y creando un modelo de economía responsable.

En Jüsto no contamos con tiendas físicas. Nuestro catálogo es cien por ciento digital y ofrecemos una gran variedad de artículos de despensa, higiene personal, belleza y hogar.

Tenemos el compromiso de ofrecer frutas, verduras, carnes y pescado siempre frescos; y muchos de nuestros productos —como los lácteos y la panadería— son de producción local y artesanal.

En Jüsto colaboramos con productores locales para traer a tu mesa los mejores alimentos que aporten a una alimentación sana y a un consumo responsable con el planeta.

Jüsto en el campo
Jüsto colabora con productores locales para traer alimentos frescos a tu mesa.

Related posts

La gastronomía mágica de Chiapas

Escritor Justo

¡Feliz Navidad… VEGETARIANA!

Escritor Justo

Comida típica de Jalisco: Conoce los 5 platillos favoritos de los tapatíos

Escritor Justo