Image default

Videos divertidos de Tiktok, juegos de video, series adictivas o simplemente trabajo y estrés, la vida contemporánea parece oponerse a algo que debería ser tan sencillo y natural como dormir bien.

Pero los desafíos que supone el descanso no empezaron ahora. En realidad desde la electrificación de las ciudades a finales del siglo XIX se inició un proceso que alteró para siempre nuestro ritmo circadiano: un ciclo natural y evolutivo que hace que nuestro organismo se prepare para descansar cuando oscurece.

Con el desarrollo de la electricidad de repente fue posible alargar los periodos productivos a la noche, y de ahí hasta nuestros días se han añadido un sinnúmero de actividades y factores que nos alejan del tan anhelado descanso nocturno.

Desvelarse en el celular
Las pantallas evitan que secretemos melatonina, la hormona del sueño.

¿Cómo me afecta la falta de sueño?

Parece intrascendente. Sobre todo cuando somos jóvenes y tras varios desvelos no sentimos que estos hayan dejado afección alguna en nuestro cuerpo. Pero después de los 30, el tiempo nos empieza a pasar la factura.

Las exigencias de la vida laboral, familiar y social a veces son excesivas y para ajustarnos muchas veces sacrificamos horas de sueño.

Pero, ¿sabías que esos desvelos pueden estar afectando tu salud? Pareciera que durante la noche no ocurre nada especial, pero en cuanto nos dormimos nuestros órganos trabajan arduamente.

Los expertos advierten que la falta de sueño afecta las hormonas del crecimiento, aumenta la producción de cortisol (alterando nuestro sistema inmunitario, digestivo y reproductivo), modifica nuestra respiración y presión arterial, así como la salud cardiovascular.

No solo eso. No dormir bien podría hacernos propensos a la obesidad. Resulta que cuando dormimos, nuestro cuerpo libera hormonas que regulan el apetito y el uso de energía, por lo que dormir poco se asocia a la obesidad.

Mujer cansada y estresada
Dormir bien es uno de los pilares de la salud. La falta de sueño nos afecta a diversos niveles.

Dormir: un excelente antioxidante

Muchos son los beneficios que nos aporta el dormir bien: incrementa la creatividad, mejora la memoria y protege la salud cardiovascular.

Además un nuevo estudio sugiere que la falta de sueño produce estrés oxidativo. Sí, ese proceso producido por los radicales libres que, aunque natural en cierto grado, en exceso daña nuestras células.

El estrés oxidativo produce que nuestras células se dañen haciéndonos propensos a las enfermedades, adelantando los efectos del envejecimiento y alterando nuestro sistema inmunológico.

Además de existir alimentos ricos en ellos (bayas, fresas, granadas, brócoli, tomate, etcétera), el sueño es un poderoso antioxidante.

Cuando estamos saludables tanto física como mentalmente, el sueño nos ayuda a defendernos del estrés oxidativo y este a su vez nos ayuda al inducir el sueño. Es decir el sueño y la salud están íntimamente relacionados.

mujer soñando
Dormir bien aporta muchos beneficios a nuestra salud.

¿Qué puedo hacer?

Si tu insomnio tiene más de tres meses o está relacionado con el estrés y la ansiedad, lo mejor es acudir a un especialista en neurología, psiquiatría o pedir ayuda a un psicólogo o terapeuta.

Si el insomnio es ocasional o provocado por factores externos, aquí te dejamos algunas recomendaciones para recuperar tus horas de sueño.

  1. Evita las pantallas una hora antes de dormir.
  2. Incluye en tu rutina alguna técnica o un método de relajación: puede ser mindfulness, leer un libro o hacer respiraciones profundas.
  3. Estipula una hora para dormir y para levantarte, y respeta ese horario.
  4. Evita las siestas por la tarde.
  5. Tienes que saberlo: ¡Fumar altera el ciclo del sueño! Evítalo.
  6. Evita la cafeína horas antes de dormir.
  7. Existen infusiones herbales que te pueden ayudar relajarte: tradicionalmente, la pasionaria o la tila son utilizadas con estos fines.  
  8. Enseña a tus hijos una rutina para que duerman lo suficiente. Con ello estarás cuidando su salud.
Mujer leyendo en la cama
Seguir una rutina te ayudará a dormir mejor.

El Punto Jüsto para dormir

Los bebés necesitan 16 horas diarias de sueño.

Los niños hasta los 5 años de 10 a 13 horas.

Hasta los 12 años, de 9 a 12 horas.

De 13 a 18, de 8 a 10 horas.

Y los adultos estamos bien con 7 horas diarias de sueño de calidad.

Related posts

¿Participantes listos? ¡El Guadalupe- Reyes ya empezó!

Escritor Justo

Macronutrientes: ¿Qué son y dónde encontrarlos?

Escritor Justo

Día Mundial de las Abejas: las defensoras de la vida

Escritor Justo